Mostrando los 35 resultados

Los lithops, también conocidos como “piedras vivas” o “plantas piedra”, son apreciadas por su aspecto único y su capacidad de mimetizarse con su entorno  y son el género más popular que tiene la familia Aizoaceae, aunque por la fuerza de la costumbre se sigue hablando de ‘Mesembs’ (clasificación antigua).

Estas plantas suculentas son nativas de regiones desérticas, por lo requieren un cuidado especial para garantizar que se desarrollen correctamente. Entre otros aspectos, al comprar lithops debes asegurarte de tener macetas con buen drenaje y un sustrato adecuado, ya que estas plantas son sensibles al exceso de humedad.

Tipos de lithops y mesembs

Existen 38 especies de lithops conocidos y cientos de variedades conocidas por su asombrosa diversidad en colores y patrones únicos que permiten su clasificación. Estas “piedras vivas” se caracterizan por su capacidad de mimetizarse con su entorno desértico.

Cada tipo ofrece su propia belleza y singularidad, lo que los convierte en favoritos entre los aficionados a las suculentas y los coleccionistas de plantas exóticas.

Otros mesembs apreciados por los coleccionistas por su floración son Nananthus y Aloinopsis que podemos convertir en plantas más llamativas aún si dejamos asomar sus raíces carnosas por encima de la tierra. Y no podemos dejar de nombrar al género Conophytum que tiene cada vez más relevancia entre los amantes de los mesembs.

Cuidados de los lithops

Para cuidar adecuadamente los lithops, es fundamental proporcionarles una exposición lo más luminosa posible y teniendo mucho cuidado con el sol que suele quemarlos en cuanto nos descuidamos.

Para los lithops se aconseja siempre un sustrato de lo más poroso ya que, en general, son muy sensibles al exceso de agua y es la razón mayoritaria por la que suelen morir.

El riego dependerá de la época y de la temperatura, pero hay unas pautas establecidas que suelen funcionar muy bien y son regar cada dos o tres semanas desde primavera hasta la floración otoñal. Dejaremos de regar en cuanto se marchiten las flores y volveremos a iniciarlos entre marzo y abril o cuando veamos que las hojas viejas ya se han secado del todo.

Además, es esencial protegerlos de temperaturas extremas y heladas, ya que son plantas sensibles al frío.

Es importante resaltar que hay muchas aizoáceas que tienen su época de crecimiento en los meses fríos y descansan en cuanto suben las temperaturas por lo que debes de informarte un poco sobre el cultivo de tus plantas.

envio

Envío en 48 – 72 horas

nacional

Gastos de envío 5,90€ y gratuitos a partir de 49€

seguridad

Pago seguro

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies